La vida ya no será igual para Brian Cullinan y Martha Ruiz, los dos involucrados en el histórico error con la entrega del Oscar

Meet the Oscars event in New York

 La vida ya no será igual para Brian Cullinan y Martha Ruiz, los dos auditores involucrados en el histórico error con la entrega del Oscar a Mejor Película, quienes están siendo amenazados de muerte y deben salir a la calle con custodia.
    Desde la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas aclararon que Cullinan y Ruiz no perderán sus empleos, pero no volverán a trabajar en la ceremonia de los Oscar.
    Según el sitio TMZ, los dos empleados de la empresa PricewaterhouseCoopers -responsable de contar y salvaguardar los votos y resultados del Oscar- temen por sus vidas y aseguran haber recibido amenazas de muerte.
    Fuentes de la empresa responsable de entregar los sobres con los ganadores a los presentadores de los premios, dijeron que decidieron contratar guardaespaldas para Cullinan y para Ruiz, los cuales los acompañan en todo momento desde que salen de sus casas.
    Cullinan y Ruiz recibieron amenazas de muerte para ellos y sus familias a través de las redes sociales. “Tu, pedazo de idiota, te voy a perseguir por el resto de tu vida” y “espero que te quemes vivo y te mueras de cáncer”, son algunos de los mensajes que recibieron vía Twitter.
    Después que Ruiz entregó a Leonardo DiCaprio el sobre con el triunfo de Emma Stone como Mejor Actriz, Cullinan que estaba del lado izquierdo, tenía que haberse deshecho del duplicado, pero por error se lo dio a Warren Beatty y Faye Dunaway en lugar del de Mejor Película.
    Y el resto, fue visto por millones de telespectadores, cuando se anunció como ganadora a “La La Land”, cuando en realidad la verdadera triunfadora había sido “Moonlight”.
    Para Jimmy Kimmel, maestro de ceremonias de la 89ª edición de los Premios de la Academia de Artes y Ciencias, el cierre de la gran noche de los Premios Oscar fue “el final más extraño desde ‘Lost'”.
    Después de terminar el show, Kimmel dijo que habló con Warren Beatty entre bastidores, quien le mostró los sobres y le explicó sobre la confusión. Faye Dunaway, por su parte, “hizo una gran escapada”.
    Cheryl Boone Isaacs, presidenta de la Academia, dijo a la revista The New Yorker que quedó horrorizada con el final desastroso de uno de los programas de televisión más vistos en Estados Unidos.
    “Solamente pensé ‘qué? Qué?’ Volteo y veo a un miembro de Pricewaterhouse llegando al escenario y dije ‘Oh no, ¿ué está pasando? Qué? Qué? Qué? Cómo es posible”, recordó.
    (ANSA).

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *